jueves, 19 de octubre de 2017

Luna Nueva 19 de octubre 2017 – Mi individualidad al servicio de la comunidad


En la Luna Nueva de este mes observamos la importancia de URANO situado en Aries, el Sol y la Luna desde Libra están en oposición a este planeta, los tres planetas están en el grado 26. ¿Qué significado tiene entonces Urano que habremos de integrar para poder fluir en armonía? La oposición siempre supone crisis, nos sumergimos en la dualidad y sus tensiones, y las crisis están en sintonía con Urano porque implica cambios. Pero Urano es también un revelador importante de los mundos invisibles, de la divinidad y si estamos en calma nos ofrecerá múltiples respuestas a nuestros interrogantes.


Veamos algunas generalidades que habremos de llevar a nuestra propia carta astral para ubicar el novilunio en la Casa que acontece, y si entra en conjunción con alguno de nuestros planetas.





En la energía de Libra nos introducimos en la vida social, los intercambios (es un signo que corresponde al elemento Aire), las relaciones y supone una prueba para nuestra madurez como individuos. En este Novilunio las luminarias dejan atrás a Saturno, aún están en sextil pero es separativo, implica que hemos de utilizar nuestra sabiduría y apoyarnos en las estructuras que hemos comprobado que nos dan fuerza y solidez, sabemos más acerca de nuestros límites y cómo utilizar nuestros recursos de forma práctica, podemos inspirarnos con los aprendizajes de los que hemos extraído un conocimiento filosófico y espiritual profundo para dar los siguientes pasos que nos van a pedir renovación, cambio, dinamismo, acción, desarrollar un espíritu de aventura, conectar con nuestro corazón y el entusiasmo que nos guía desde su fuerza, aprender a ser autónomos pero sin perder la conciencia de la realidad de interdependencia, siempre con esa intención de mantener el equilibrio en nuestros intercambios, entre “mi propio mundo” y el “mundo exterior” con sus múltiples personajes.



Urano en Aries exalta las cualidades extremas de este signo de Fuego, por lo cual habremos de estar pendientes en nosotros mismos y en nuestro entorno de cualquier manifestación que tienda hacia un exceso de impaciencia desordenada, de impulsividad irracional, a los actos que denoten egocentrismo, egoísmo.

Si nos estamos dando cuenta del mensaje de esta Luna Nueva van a ser unas semanas para estar pendientes de poder hacer ajustes, tanto en nosotros mismos como en los demás, y mantenernos flexibles para adaptarnos a imprevistos, a lo inesperado y atrevernos a ser creativos y originales, pero sin caer en el exceso y el excentricismo.
Podemos ser libres porque nos atrevemos a ser nosotros mismos, a expresar nuestro propio genio individual, nuestra creatividad y conocimientos especiales, pero sin excluir a los demás que nos enriquecen con sus aportes diferentes. Con esta oposición en estos dos signos que pertenecen al Eje del encuentro, estamos trabajando nuestro punto de equilibrio, Aries dice “Yo soy”, y Libra “Nosotros somos”, y esto incluso ocurre dentro de nosotros respecto a esas subpersonalidades que se contrarían mutuamente, pero se complementan, y estamos aprendiendo a hacer alquimia interior para alcanzar un nivel alto de excelencia como “ser humano”.

Con Urano será más fácil para cada uno conectar con una energía más alta en vibración, con la inteligencia y el conocimiento superior, con la Luz, a pesar de cualquier situación que estemos viviendo crítica. Como decía Charles E. Vouga: “Urano es la voz de lo Eterno en ti”.


Júpiter y Mercurio están muy cerquita de esta conjunción Sol-Luna, a 2 y 4º del signo de Escorpio, y en trígono (aplicativo) Mercurio con Neptuno (con un orbe amplio), marcando así un componente emocional en la situación, instándonos a reconocer nuestros sentimientos y transformar las pautas que sean necesarias para liberar lo que nos estorba para sentirnos a gusto y disfrutar con nuestros proyectos, dejarnos inspirar cada día por esa conexión con “lo divino que nos habita”.