jueves, 19 de octubre de 2017

Luna Nueva 19 de octubre 2017 – Mi individualidad al servicio de la comunidad


En la Luna Nueva de este mes observamos la importancia de URANO situado en Aries, el Sol y la Luna desde Libra están en oposición a este planeta, los tres planetas están en el grado 26. ¿Qué significado tiene entonces Urano que habremos de integrar para poder fluir en armonía? La oposición siempre supone crisis, nos sumergimos en la dualidad y sus tensiones, y las crisis están en sintonía con Urano porque implica cambios. Pero Urano es también un revelador importante de los mundos invisibles, de la divinidad y si estamos en calma nos ofrecerá múltiples respuestas a nuestros interrogantes.


Veamos algunas generalidades que habremos de llevar a nuestra propia carta astral para ubicar el novilunio en la Casa que acontece, y si entra en conjunción con alguno de nuestros planetas.





En la energía de Libra nos introducimos en la vida social, los intercambios (es un signo que corresponde al elemento Aire), las relaciones y supone una prueba para nuestra madurez como individuos. En este Novilunio las luminarias dejan atrás a Saturno, aún están en sextil pero es separativo, implica que hemos de utilizar nuestra sabiduría y apoyarnos en las estructuras que hemos comprobado que nos dan fuerza y solidez, sabemos más acerca de nuestros límites y cómo utilizar nuestros recursos de forma práctica, podemos inspirarnos con los aprendizajes de los que hemos extraído un conocimiento filosófico y espiritual profundo para dar los siguientes pasos que nos van a pedir renovación, cambio, dinamismo, acción, desarrollar un espíritu de aventura, conectar con nuestro corazón y el entusiasmo que nos guía desde su fuerza, aprender a ser autónomos pero sin perder la conciencia de la realidad de interdependencia, siempre con esa intención de mantener el equilibrio en nuestros intercambios, entre “mi propio mundo” y el “mundo exterior” con sus múltiples personajes.



Urano en Aries exalta las cualidades extremas de este signo de Fuego, por lo cual habremos de estar pendientes en nosotros mismos y en nuestro entorno de cualquier manifestación que tienda hacia un exceso de impaciencia desordenada, de impulsividad irracional, a los actos que denoten egocentrismo, egoísmo.

Si nos estamos dando cuenta del mensaje de esta Luna Nueva van a ser unas semanas para estar pendientes de poder hacer ajustes, tanto en nosotros mismos como en los demás, y mantenernos flexibles para adaptarnos a imprevistos, a lo inesperado y atrevernos a ser creativos y originales, pero sin caer en el exceso y el excentricismo.
Podemos ser libres porque nos atrevemos a ser nosotros mismos, a expresar nuestro propio genio individual, nuestra creatividad y conocimientos especiales, pero sin excluir a los demás que nos enriquecen con sus aportes diferentes. Con esta oposición en estos dos signos que pertenecen al Eje del encuentro, estamos trabajando nuestro punto de equilibrio, Aries dice “Yo soy”, y Libra “Nosotros somos”, y esto incluso ocurre dentro de nosotros respecto a esas subpersonalidades que se contrarían mutuamente, pero se complementan, y estamos aprendiendo a hacer alquimia interior para alcanzar un nivel alto de excelencia como “ser humano”.

Con Urano será más fácil para cada uno conectar con una energía más alta en vibración, con la inteligencia y el conocimiento superior, con la Luz, a pesar de cualquier situación que estemos viviendo crítica. Como decía Charles E. Vouga: “Urano es la voz de lo Eterno en ti”.


Júpiter y Mercurio están muy cerquita de esta conjunción Sol-Luna, a 2 y 4º del signo de Escorpio, y en trígono (aplicativo) Mercurio con Neptuno (con un orbe amplio), marcando así un componente emocional en la situación, instándonos a reconocer nuestros sentimientos y transformar las pautas que sean necesarias para liberar lo que nos estorba para sentirnos a gusto y disfrutar con nuestros proyectos, dejarnos inspirar cada día por esa conexión con “lo divino que nos habita”.



sábado, 14 de octubre de 2017

NEPTUNO Y LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS


“Pues en el hombre se unen espíritu y cuerpo.
Visibles e invisibles, dos mundos coinciden en el Hombre,
Visibles e invisibles deben coincidir en Su Templo;
No debéis rechazar el cuerpo.”

T.S. Eliot



Vamos a adentrarnos en el mundo de Neptuno, vinculado al llamado karma afectivo, y en esta expresión de su energía (una de ellas, hay muchas más): las enfermedades infecciosas que puede sufrir nuestro cuerpo físico en ocasiones. Ya que el mes que viene este planeta cambia de dirección otra vez, se pondrá Directo, sabemos que estamos bajo su influencia intensa en estas semanas, aunque no en todos con la misma intensidad. En junio fue su cambio a retrógrado, se nota ahora pues de nuevo muy fuerte su energía, quiere y lo hace “salir a relucir”.

He elegido estos versos de T.S. Eliot porque él tenía en su carta natal una influencia de Neptuno: en trígono a su Sol, en oposición a Marte y a Júpiter, en conjunción a Plutón.



Neptuno es una de las energías transpersonales más importantes, uno de los arquetipos que más nos impulsan hacia la evolución, la transformación, la toma de conciencia, y una real “humanización”. Tenemos esta franja importante, de junio a noviembre, y su impulso actual, tal vez para arreglar asuntos pendientes de una vez por todas, de los que se vinculan a esta energía que nos inspira a alcanzar el amor incondicional, a dejar atrás las ilusiones, fantasías, engaños y adicciones perniciosas que dispersan nuestra fuerza espiritual, con todo lo que nos cuesta a los humanos desarrollar la energía del corazón habremos de poner empeño y abrir bien los ojos del entendimiento, con la energía mental ya vamos practicando desde hace milenios, y aún así seguimos teniendo dificultades para enfocarnos en lo positivo, y dejar pasar los pensamientos negativos y de baja vibración, a los que se suman las emociones intensas como la envidia, celos, rencor, que nos van minando las fuerzas si permanecemos esclavos de ellas. El motor impulsor para repolarizar es elegir aceptar, perdonar, comprender, ser solidarios, salir de nuestro egoísmo, de nuestro pequeño mundo de víctimas, para volar libres inspirados por la sabiduría del corazón y del alma, de la Luz, nuestra esencia. Esto es recordar nuestro origen para hacerlo más fácil desde nuestra vivencia en el cuerpo físico.


La Astrología, como siempre, nos ayuda a ver esos pasaje difíciles de nuestra vida, aunque para el alma tenga todo significado, una razón, un motivo, un objetivo, y a nuestra personalidad le cueste aceptar que todo es perfecto; y, por supuesto, la Astrología nos ofrece también conocer esos ciclos llenos de sol, de luz, de alegrías, de abundancia, de salud, de optimismo.


Toda una generación, cada persona de manera diferente, pueda estar viviendo situaciones intensas en este momento respecto a la posición de su Neptuno. Veamos un ejemplo, nos vamos al siglo pasado, tan reciente. En julio de 1955 Neptuno volvía a ponerse Directo en el grado 25 de Libra. Y con esta fuerza de su cambio nacieron posteriormente nativos de los signos de Cáncer en adelante, sólo consideramos ahora en este año estos signos: Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio. De entre ellos, Cáncer y Escorpio son los de Agua, y tal vez nos deberíamos enfocar en estos signos de una manera especial, no porque a los demás no les afecte, pero siempre a los signos con rasgos más emotivos todo lo externo les influye más en su psique, emocionalmente, en su cuerpo físico y en la conciencia, en la vida de su alma. Los signos de Agua tienden a ser introvertidos en general, no es que no lo sea la Tierra de Virgo o de Capricornio, pero insistimos en el grado de empatía más alto que facilita el Agua, y Escorpio con su peculiar tendencia al silencio, a los secretos, a guardar ocultos, bien escondidos traumas, miedos, sufrimientos, tormentos, obsesiones, vergüenzas.

Tomemos por ejemplo un nativo que nace entonces bajo el signo de Escorpio de este año 1955, y que tenga cerquita de Neptuno a las luminarias, evidentemente, la Luna pasó a lo largo del mes de junio por este grado; o algún planeta personal, Mercurio y Venus entraron en Libra en septiembre de ese año; Marte lo haría en octubre –así que hasta últimos de noviembre de ese año no llega a los últimos grados.






Actualmente, esta posición de Neptuno de años atrás, para toda una generación, está activada por el paso de Urano en tránsito, hoy a 26º de Aries, planeta que cambió de dirección (retrógrado) en agosto de este año (en enero del 2018 se pondrá de nuevo directo). Estas semanas podemos decir que han sido impactantes, para algunas personas supone el haber experimentado “situaciones extremas”, porque tuvimos los dos eclipses –parcial de Luna y total de Sol, en el eje Leo-Acuario. Estos últimos grados de Libra han estado más activados recientemente por el paso de Júpiter en tránsito (que puede ocasionar anemia, enfermedades crónicas, incremento de moco -desequilibrios de khapa según la medicina ayurveda). Júpiter ya ha entrado recientemente en el signo de Escorpio. En junio pasaron Mercurio (asociado a enfermedades de la piel, la lengua) y Marte, este último ¡nada menos!, con las fiebres e inflamaciones que puede ocasionar de manera aguda, excesiva, úlceras, erupciones en la piel, infecciones contagiosas, hemorragias, aunque pueden ser de duración corta. Su paso fue por Cáncer (haciendo cuadratura a esa posición de Neptuno que mencionamos al principio); el Sol en julio, Venus en agosto.


Pero ahora las cosas han llegado a tocar fondo, el desgaste ha sido grande, y es momento de solucionar el trasfondo traumático, tal vez lejano en meses, en años incluso, aunque haya también experiencias cercanas, que puedan estar causando sufrimiento, bajada de defensas, autoagresión –sistema autoinmume- y enfermedad, un deterioro que puede llegar hasta el fallecimiento, el cuerpo físico no puede más, o el Alma pide a su Creador el fin de tanto dolor y le es concedido, o todo está hecho y no tiene sentido más tormento.

En Granada, España


También con este cambio de dirección de Neptuno llegan las ayudas, la sanación profunda, del cuerpo tal vez, en todo caso beneficiosa para la salud del alma, de la conciencia.


“Creo que un milagro es el amor que sustenta el universo. Es un cambio de percepción que elimina las barreras u obstáculos que nos impiden ser conscientes de la presencia del amor en nuestras vidas.”
Por ejemplo, si queremos ayudar a alguien, ya sea en la psicoterapia o en la vida diaria, no creo que debamos identificarnos con el problema. Lo que tenemos que hacer es identificarnos con la Respuesta. Dado que el problema constituye siempre alguna forma de miedo, culpa o separación, nuestra responsabilidad es identificarnos con la única respuesta que funciona. Si me identifico con el problema que tienen usted u otra persona simplemente significa que también yo voy a sufrir. Y cuando me uno a usted en el sufrimiento nadie gana – por el contrario ambos perdemos porque reforzamos el problema.


Los eclipses de agosto también inducen a ello desde la energía de Acuario, liberación y fraternidad, y de Leo, la energía del amor noble, en los aspectos positivos, porque los negativos cuando vivimos con la conciencia dormida, sin lucidez, son muy fáciles de ser manifestados en la personalidad humana. “Los astros inclinan, no obligan”, depende de nosotros y nuestra fuerza de voluntad, del desarrollo de la sabiduría, salir de la ignorancia, hacernos responsables de nuestro mundo interior y de nuestros actos.



Retomamos entonces, Neptuno está asociado a las enfermedades infecciosas, y Urano es una energía imprevista y rápida, fulminante, en la personalidad nos cuesta utilizarla porque nos induce a ser impacientes, caprichosos, cambiantes, nerviosos, extremos, revolucionarios compulsivos, radicales, extremos, egoístas, impersonales. Pero bien utilizada es una energía intuitiva mental, creativa, nos aporta genialidad. Así que podemos unir estas dos energías tan potentes que aportan diferentes experiencias, de desapego por separación pero de unión-comunión entre almas, nos aportan intuición, y que pueden cambiar si desde dentro hacemos ajustes convenientes.
Las infecciones de Neptuno pueden ser de evolución lenta y maligna, su energía es de disipación, se dice que su proliferación es de manifestación “blanda”.


En octubre de 1942 fue cuando Neptuno entró en el signo de Libra, y hasta 1957, , y durante todo el tránsito de Urano por el signo de Aries (2010-2011, por sus cambios de dirección) ha estado removiendo a las generaciones nacidas en esa franja de años, en diferentes momentos y por diversas causas, y no siempre –ni mucho menos- para causar sufrimiento y enfermedad. Pero Neptuno siempre pide a la personalidad conectarse con el alma y a la energía Superior para poder vivir según principios altruistas e idealistas de unión con los demás, aunque sea a veces con pequeños sacrificios, renuncias conscientes en momentos puntuales. También ha sido importante este tránsito de Urano para liberarse de cargas innecesarias, salir de patrones de víctima-salvador, no permanecer escondido, oculto por otras personalidades dominantes y controladoras. Hasta que Urano cambie de dirección en enero del 2018. ¡Cuántos aprendizajes desde el 2011! Y lo más importante con Urano, esta energía de “genio”, es que nos ayuda a elegir nuestro propio camino, sin desaprovechar cuanto conocimiento podamos asimilar y cuántos conocimientos revelados por otros nos inspiren, pero siempre fieles a nuestra propia voz interior, creencias, valores, filosofía de vida.


“No eres un cuerpo.
Eres libre. Sé libre hoy.
Y da el regalo de la libertad a todos aquellos
que crean estar esclavizados en el interior de un cuerpo.
Sé libre, de modo que el Espíritu Santo
se pueda valer de tu liberación de la esclavitud... 
Permite que el amor reemplace sus miedos a través de ti.”


Del Libro de Ejercicios de Un Curso de Milagros. De la doctora (psicóloga) Helen Cohn Schucman, nacida bajo el signo de Cáncer, y del doctor William Thetford (psicólogo),  nacido bajo el signo de Tauro.


miércoles, 11 de octubre de 2017

Talleres de Astrología - Aprender Astrología práctica

Próximos Talleres de Astrología impartidos en Madrid en diferentes centros y zonas, organizados por Astrología para volar en la Tierra. Serán prácticos y participativos.

En el primero nos centraremos en la salud, en el segundo nos centraremos en las relaciones. Toda la información detallada en nuestra página de Facebook.


OCTUBRE:











De Santo Tomás de Aquino: En su " Suma teológica" 2-ae, 9 quest, 5 art., dice :


"Nada prohíbe afirmar que una persona fuere propensa a encolerizarse bajo los influjos de los Astros,
o a cualquier otra pasión, ya que por naturaleza la mayoría de los hombres obedece a sus pasiones, a las cuáles solo resisten los sabios. Es por eso que en la mayoría de los casos, es correcto lo que predicen los astrólogos de los actos humanos, después de haber observado el movimiento de los cuerpos celestes."


viernes, 6 de octubre de 2017

Luna llena octubre 2017: regeneración

Sentimos intensamente al mirar al cielo la potencia de esta Luna llena (ayer) que todavía durante unos días nos puede influir, a unos más que a otros, pero evidentemente a las masas (si se forman) en alto grado, somos más del 70% agua. Si nos fijamos, no hay planetas en signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario), y tan sólo Neptuno está en un signo de Agua, en su domicilio, en Piscis.

Los signos fijos son los que nos facilitan la estabilidad, la confianza en uno mismo, pero también hay una inclinación a la intolerancia, la falta de adaptación, la mezquindad, el comportamiento terco. Habremos de buscar el equilibrio respecto a esta modalidad expresada en la Cruz Fija.






El agua está relacionada con la emoción y el sentimiento, y para poder entender estas energías tan intensas (por estar Plutón implicado) habremos de mantener esta cualidad, empatía, ternura, sentimiento de la unidad en la comunidad (pareja, familia, vecinos, patria, mundo, universo), pero hacer como el águila y tomar distancia, subir la vibración, alejarnos de todo lo que nos ocurre y ocurre en el entorno, momentos de silencio para escuchar la voz de la sabiduría, del alma. Sólo ascendiendo, elevando el vuelo, podremos tener una visión de conjunto adecuada para implicarnos, tomar decisiones y utilizar las energías para este proceso de transmutación, llegar al fondo y luego, impulsados, resurgir.


¿Qué hay que hacer que por pereza e inercia no hice y valoro? Este sería el diálogo entre Venus, Marte y Saturno, entre Virgo y Sagitario ahora. Serán días en los que muchas personas se habrán de ocupar de hacer gestiones, trámites, preparar documentación. Es momento de diálogo, intercambios, comunicación, y será aconsejable evitar tensión excesiva, ni angustias ni estrés son buenos amigos, la precipitación y las prisas no van a ser lo ideal justo estos días. Estamos a mitad del ciclo (la Luna nueva fue el pasado 20 de septiembre en Virgo)  tenemos que seguir teniendo presente los rasgos menos positivos de este signo para vivir nuestro día a día, sobre todo en lo que respecta a emociones y sentimientos suscitados por las circunstancias de nuestra vida cotidiana, con la tensión entre Aries y Libra, la virtud y la solución está en encontrar un punto de equilibrio en el medio.
En Virgo desequilibrado podemos encontrar egoísmo, duda, inconstancia, escepticismo, sarcasmo, crítica, intrigas. Pero en su aspecto luminoso y evolutivo encontramos que pueden ser minuciosos, detallistas, humanitarios, hay honestidad, orden, bondad, modestia.

No podemos aún dejar de sentir las energías de los eclipses de Agosto, en el eje Acuario-Leo, con esta Luna llena en el eje Aries-Libra sería imposible, por la resonancia común entre Aries y Acuario en su expresión negativa; y aún se pudiera notar su manifestación en algunas personas de manera no constructiva y exagerada, por lo que hemos de seguir siendo cautos respecto a decisiones, atentos para aprovechar ocasiones, pero sin que la impaciencia, la soberbia nos ciegue. Virgo nos llama de nuevo al orden y al sentido práctico, a tener en cuanta a todos los miembros de nuestra comunidad familiar, social, humana. Lo positivo de Leo es la nobleza y lo positivo de Libra es encontrar caminos que beneficien a todos, sólo habrá que vencer esa tendencia a las prisas, al exceso de individualismo, de rebeldía egoísta que pueden manifestar tanto Aries como Acuario, como arquetipos energéticos que se proyectan en personas que vibren en esta sintonía de “yo, mi”, los excesos se pagan. En todos los ámbitos, personal, familiar, la comunidad, planetario, universo.





En la Luna llena Plutón es el punto focal de la oposición, y está en contacto con Marte (acción, agresión) y con Venus (valores, dinero). A nivel emocional Plutón puede hacer estallar de manera descontrolada y compulsiva la ira reprimida, los deseos inexpresados y no reconocidos de frente, lo más ancestral y primitivo. Cuando Plutón domina puede haber la tendencia al retraimiento, a apartarse, recluirse o aislarse –el peligro es convertirse en poco sociable o inadaptado. Con Plutón hemos de saber canalizar su energía al exterior adecuadamente para que no se vuelva autodestructiva hacia dentro de uno mismo, todo lo que se convierte en obsesión e induce a comportamientos compulsivos habrá de ser transformado adecuadamente, y Plutón tiene esta capacidad, con paciencia, con ingenio, se consiguen procesos de autorregeneración. Y tal como se relaciona Plutón en tensión con Sol, Luna, Mercurio, habrá que ayudar con toda la conciencia despierta y lúcida para canalizar estas energías de manera positiva, creativa y armonizadora, es posible, sólo hace falta voluntad, propósito, lucidez, madurez, seguir manteniendo ese equilibrio entre el Cielo y la Tierra.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Un gran sanador del siglo XX

Hermano Sol,
Hermana Luna y hermanas estrellas,
Hermano fuego,
Hermana nuestra madre tierra.


Hoy es la fiesta de un personaje histórico que me es muy querido, también lo era y lo es para algunas personas de mi entorno, lo es por su famoso Cántico a las criaturas, una bella oración poética del santo de Asís, San Francisco, fundador de la orden de los franciscanos y nacido nada menos que en el año 1182 (en algunos aspectos parece que la raza humana no ha evolucionado mucho desde entonces, pero no perdamos la esperanza). Algunas fuentes indican que nació un 5 de julio (con el Sol en Cáncer). ¡Y cómo no voy a ser amiga de San Francisco si siempre le tengo presente para cuidar a nuestros queridos seres alados y peludines de la familia!


De la Familia Franciscana nace la Orden Religiosa de los Capuchinos, y en una ocasión paseando por Salamanca descubrí la Capilla de San Francisco, cerquita de El Campo de San Francisco, un parque donde se erige una escultura del santo. Esta capilla pertenece hoy en día a los Capuchinos, captó mi atención en la puerta de entrada la imagen de un hombre mayor con barba vestido de hábito, le hice una foto y después leí que era el Padre Pio de Pietrelcina, ya canonizado, y que había fallecido el mismo día –de diferente año- en que nació mi madre, un 23 de septiembre, que es cuando se celebra su fiesta. Una imagen, un lugar, una fecha, algo nos llama la atención del alma, hay un mensaje especial si escuchamos, están esas líneas invisibles de confraternización entre el ser de luz que somos y otros seres de luz en otros planos que dejaron una bella huella en la Tierra.

¿Quién era el Padre Pio? ¿Qué mensaje especial podemos recoger en nuestros momentos actuales y cómo entenderle desde la luz de la Astrología? Los arquetipos son universales, y los vamos a encontrar en la religión, en la cultura, etc.



Su nombre al nacer era Francisco (también mi abuelo materno llevaba ese nombre, y lo lleva uno de mis hermanos) Forgione, nació en Pietrelcina (Italia) el 25/05/1887 y falleció el 23/09/1968. Una larga vida teniendo en cuenta que su existencia transcurrió entre dos grandes guerras y cuya salud no pareció ser en absoluto muy estable.

Nace con el Sol (en Astrología representa el corazón, la vitalidad) en Géminis, uno de sus padecimientos físicos fue precisamente de pulmones,  se llegó a temer que padeciera tuberculosis debido a infecciones en el pulmón, fiebres -Marte está vinculado, aunque le dota, por otra parte, de ese aspecto emprendedor, activo, es el arquetipo del líder, del guerrero espiritual- pero los síntomas aparecían y desaparecían repentinamente –Urano está implicado también por aspecto-; además parece ser que padeció alguna neumonía. Sistema respiratorio activo y delicado en consonancia con este signo de Aire. Mercurio (el regente del Sol) está en Géminis en conjunción a Marte, Neptuno y Plutón, un intenso y potente stellium. Con Neptuno diríamos que la personalidad tiende a la empatía extrema, a la sensibilidad nerviosa y emocional, a la ternura, pero Marte y Plutón dan rasgos al carácter de fuerte temperamento, puede haber más tendencia a la rabia, a la ira, a la acción apasionada. Todo eso puede convivir en una misma persona, por supuesto, y depende de cada uno ir domando y modelando estas fuerzas internas de manera adecuada, como lo hizo él.

Nos damos cuenta de cómo el Sol (el yo mental) se impregna de estas fuerzas transpersonales de Neptuno y de Plutón, pero además está en trígono con Urano, con quien también lo está Venus. El Nodo Norte se sitúa en el signo de Fuego de Leo. Y puede que la Luna estuviera también en aspecto con los tres planetas transpersonales mencionados, hay una fuente que nos da como hora de nacimiento las 17:00 p.m. Se sitúa así la Luna en Cáncer, un signo que sí puede confirmar este grado de popularidad y el carisma del Padre Pío, cómo era querido en su entorno, aunque también envidiado y, por tanto, odiado. Esta posición de la Luna estaría en relación con los miles de personas a quienes atendió a lo largo de su vida religiosa, más allá de sus fuerzas, permitiendo así que la “Gracia” se revelase a través de su persona, con todos los defectos que pudiera tener, y con sus muchas virtudes, al menos la voluntad dispuesta para su desarrollo y expansión. Y en la gran familia que para el Padre Pío era la Iglesia, además del cariño hacia sus parientes, él mismo se convirtió en una pequeña casa de Dios que acogía a cuantos querían acercarse a él, a pesar de su desfallecimiento. Es evidente que en muchas ocasiones nos mantiene vivos y fuertes algo mucho más importante que el alimento físico, porque nuestros orígenes no están exclusivamente anclados en la Tierra.







La cercanía del Mercurio con su Sol en Géminis otorga a su carácter esas cualidades descritas por sus compañeros de la Orden: humor, elocuencia, que venía muy bien a la intensidad y espíritu reflexivo al que inclina la energía de Plutón, y a la reserva, sensibilidad, emotividad, timidez y silencio favorecidas por Neptuno, así como el misticismo de su alma. Estos dos planetas favorecen su entrega total a sus creencias religiosas, al sacrificio extremo, a la elección que hizo de elegir el sufrimiento propio para salvar a otras almas, la inmolación, a la identificación total con Cristo y su pasión, con algo más Grande y Poderoso que él mismo y a quien servir enteramente con su cuerpo, su mente, su vida, su corazón, su alma; así pudo encontrar en la oración –y por eso su énfasis en recomendarla- un camino de unión y alimento para todo su ser, así fue encontrando y dándole sentido a su vida y a los sufrimientos debidos a la frágil salud que tuvo (falta Fuego en su carta de nacimiento, en Tierra sólo tiene a Marte en el resistente signo de Tauro, unido a otros aspectos mencionados, como el stellium, donde están implicados Plutón-Marte-Neptuno con el Sol en Géminis). Como siempre, hemos de respetar en cada momento las elecciones de almas como estas que van a destacar muy a pesar suyo, que van a alcanzar la celebridad para cuestionarnos muchas de nuestras formas de vivir y de actuar, y que merecen nuestro respeto, al menos si no es un acercamiento afectuoso e interesado, sí neutral. Son almas que nos ofrecen otras alternativas a través de sus experiencias tan extremas y difíciles, a algunos les pueden parecer inapropiadas o inútiles, pero son elegidas desde su libertad y sabiduría.


El valeroso carácter y temperamento del Padre Pío queda recogido muy bien en la obra de Joachim Bouflet, Padre Pío: De la condena del Santo Oficio al esplendor de la verdad, a través de documentos, de los testimonios de sus hermanos con quien siempre fue muy fraterno (la influencia de Urano no estaba en vano).


Los tres planetas transpersonales en contacto con su Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte favorecen  la manifestación de algunas de las peculiaridades del Padre Pío, ya he mencionado más arriba algunas. He aquí otras cualidades de estas energías expresadas en su persona:

Taumaturgo.
Bilocación, en 1905 la primera.
Estigmas, en 1918, parece ser que estaba muy débil (Marte oposición Sol y Mercurio y el propio Marte; Saturno y Urano cuadratura Marte; Plutón conjunción Luna; Sol progresado en Cáncer en conjunción Luna; Marte conjunción Quirón), se estaba reponiendo de una grave gripe, y a la vez ocurrió el fallecimiento de su hermana Felicita y su hijo. Antes de morir desaparecieron los estigmas sin dejar rastro.
Tenía clarividencia, el don de la profecía.
Tuvo visiones y éxtasis.

Pero también sufrió de aislamiento por obediencia, la humildad es una gran cualidad, de 1923 a 1933: Plutón seguía en contacto con la Luna, y ya con Venus; evidentemente Neptuno señala mucho la soledad, el retiro, elegido, a veces impuesto por circunstancias, en su caso por sus dones más extraordinarios, que algunos juzgaron en vida del Padre Pío que eran debidos a su fuerza psíquica, sin duda era grande, así sus planetas examinados. ¡Lástima que no haya más personas con estos poderes llamados en aquel momento “no sobrenaturales”, en el mundo habría menos sufrimiento y más amor,  más alegría. Y el caso es que uno se pregunta por qué, no siendo sobrenatural, todos los nacidos en el mismo momento que el Padre Pío, con los mismos aspectos, no estaban haciendo y viviendo lo mismo. Ciertamente, hay algo que se le escapa a la mentalidad exclusivamente científica y racional. Tal como invita Júpiter y Sagitario, es necesaria la expansión, la apertura.


Fundó grupos de oración cuando en 1942 (Plutón en sextil a su Sol, Neptuno en contacto con Sol, Luna, Mercurio y Marte; Urano conjunción Sol y Mercurio; Sol progresado todavía en Cáncer) el Papa Pio XII lo sugirió, después de la Segunda Guerra Mundial.


Fundó el hospital “Casa alivio del sufrimiento”. Proyectado en 1940. Su inauguración acaeció en mayo de 1956 (Plutón en contacto con su Sol, Mercurio y Marte; Neptuno conjunción Júpiter; Urano sextil Sol; Saturno en contacto con Sol, Mercurio, Marte; Sol progresado en Leo). Pero a partir de 1959 se le quitó la administración, decisión tomada por la Iglesia debida a la envidia y a las falsas calumnias contra él. Para el Padre Pío fue, una vez más, una época difícil entre 1960/1964.

Su cadáver fue exhumado incorrupto en marzo de 2009.


Creo que algo muy evidente respecto al mensaje del Padre Pío es que fue auténtico, que fue como se dice hoy en día “él mismo”, siguió su voz interior de manera que llevó una vida coherente. ¡Casi nada! ¿Verdad? Una buena inspiración para "volar en la Tierra".

domingo, 1 de octubre de 2017

Plutón Directo: intriga, investigación y suspense


Desde el 29 de septiembre, Plutón ha cambiado y le tenemos Directo en el grado 27 de Capricornio. Es tiempo para comentar algo acerca de un tema plutoniano, por ejemplo, podemos hablar de intriga y de investigación policial.
Cuando un planeta cambia de dirección se siente más intensa su influencia, tanto en la vida personal, como en la social y cultural. Y parece un poco “mágico” que los temas asociados al planeta se nos presenten en la vida cotidiana.

Hoy está la Luna en Acuario en sextil a Saturno, podemos recordar el pasado, no de cualquier manera, sino captando aquellos matices novedosos que podemos seguir disfrutando en nuestros días, cuando la obra es de calidad sienta unos buenos cimientos que resisten el paso del tiempo y siguen siendo en nuestra época “modernos” y nos enseñan cómo la creatividad perdura cuando hay calidad.

Por ejemplo, hoy podemos hablar de la serie estrenada en 1971 (y cuya emisión duraría hasta 1977) protagonizada por un actor nacido bajo el signo de Escorpio que encarnó como papel a un comisario de policía. Un actor cuyo Sol está en contacto con Plutón,  pero también su Venus natal, y cuyo corregente del signo solar (Marte) está también en Escorpio. En 1971 estuvo Plutón en tránsito en sextil con su Sol, posteriormente con su Luna. La protagonista femenina, esposa del comisario, tiene a Mercurio y a Venus en contacto con Plutón. Nos estamos refiriendo a la excelente serie de televisión ambientada en San Francisco “McMillan y su esposa”, tal vez algunos ya saben a qué actores me refiero. Para los que siguen sin adivinarlo, estamos hablando del actor Rod Hudson y de la actriz Susan Saint James. Esta última nacida con el Sol en Leo y en este mismo signo Plutón, Mercurio y Saturno, con la Luna en Piscis. Por cierto, la actriz tuvo durante el tiempo que duró esta serie en televisión, tránsitos de Plutón sobre su Marte, Venus y Neptuno.




Una serie original en su época donde no falta encanto, glamour, humor, romanticismo, suspense, y sí, también hay reflexiones profundas acerca de la vida, estudios psicológicos de los personajes, un ritmo adecuado que nos mantiene atentos a la vez que relajados y que despierta nuestro ingenio y perspicacia acompañando la investigación de cada caso con nuestras propias conjeturas al respecto.




viernes, 22 de septiembre de 2017

Equinoccio de Otoño 2017

La Carta del Cielo para el momento de la entrada del Equinoccio de Otoño de este año 2017 aparece con un Ascendente Tauro (en Madrid). El Sol entra en el signo de LIBRA (lo vemos en la Casa VI, que corresponde a Virgo, pero gobierna la Casa V, cúspide en Leo) y VENUS está posicionado en el signo de Tierra de Virgo en la Casa V, muy cerca de Marte y en oposición a Neptuno en Piscis (en Casa XI), tomando en cuenta sólo los aspectos aplicativos.






Siguen dominando energías que nos invitan a seguir siendo prácticos y efectivos, ordenados, pero sin exigencia, con calma para poder perseverar, planificar y así “realizar una carrera de fondo” en la que podamos expresar nuestra creatividad, disfrutar con la acción que emprendemos desde el corazón, con humildad pero atentos a cómo vamos de auto estima y auto valoración, y si es necesario mejorarla.

Somos conscientes de nuestros ideales, de nuestro "orígen", y nos sostenemos atentos a ese arraigo que nos da alimento, cuidamos nuestras ramas celestes y cuidamos de nuestro cuerpo terrestre arraigados a la Madre Tierra que nos acoge. Puede que nuestros ideales no estén ahora en sintonía con personas cercanas a quienes queremos, tengamos paciencia, es momento de libertad, permite el espacio entre el otro y tu si no surge más acercamiento. Dediquemos más tiempo a aquellos con quienes sí podemos compartir de manera fácil y fluida, son compañeros de Dharma.

No podemos forzar los cambios, iremos siendo inspirados con sabiduría, iremos aprendiendo, podemos seguir de cerca y acompañar a quienes queremos, pero sigamos avanzando más estrechamente con quienes ahora en nuestro momento concreto actual de crecimiento sabemos que es fácil, que son compañeros para ir con serenidad construyendo; o en lo que sea más personal, también  habremos de aprender a caminar solos, asumiendo nuestra inspiración propia. Pero siempre dispuestos a colaborar y apoyar en lo práctico a las personas que están cerca, cuando podamos, ahí podemos poner tiempo, conocimiento, algo para aportarles, porque a nosotros también nos llegará. Nuestros procesos de regeneración y los suyos están interconectados.
Distribuyamos bien nuestras energías y aceptemos nuestros límites.



Otoño, de Giuseppe Arcimboldo, 1573



Nuestras raíces están en Cáncer, en lo más profundo de nuestro ser, en ese silencio y música celestial que si paramos a "escuchar" nos conecta con fuerzas metafísicas. Estando la Luna en Escorpio, sabemos que nuestro proceso sigue siendo importante porque estamos a la escucha de nuestras emociones, pueden guiarnos, nuestro instinto e intuición, y aceptamos el trabajo que habremos de seguir haciendo en la vida diaria para regenerar, limpiar, purificar, transmutar todo aquello que es kármico, todo puede ir rápido, pero no podemos acelerarlo nosotros, si dedicamos cada día espacios para meditar, para crear serenidad y silencio interior, vibrando alto, en positivo, en Luz, durante estos tres meses avanzaremos mucho día a día para mejorar nuestra salud, nuestros diferentes ambientes de trabajo y relación con compañeros, nuestras relaciones con los compañeros “mascota” (amigos y miembros de la familia), la relación con empleados, la relación con tíos y tías, no sólo en el tú a tú, presencialmente, sino a nivel energético. Hay trabajo en los planos "invisibles". La mente tiene el poder que queramos darle, con su ruido nos puede distraer, pero si la “domamos” con nuestra voluntad está al servicio también de nuestra alma y su proyecto evolutivo.


Abrazos cariñosos desde las estrellas y planetas de todos los seres de Luz que nos acompañan y guían con sabiduría y amor.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Novilunio de septiembre



¿Qué ocurre durante la Luna Nueva de septiembre 2017?


Respecto a cambios de dirección:

Día 29 de septiembre, viernes: Plutón Directo a 17º de Capricornio.
Importante para las personas con un planeta personal en este grado, sobre todo las luminarias. Pero también para Cáncer, Aries y Libra.



Respecto al reparto de planetas en los 4 elementos:

En esta Luna Nueva de septiembre encontramos a los planetas situados en los signos de la siguiente manera:


Tierra: 6 planetas nada menos: Plutón en Capricornio, con la importancia de su cambio de dirección a finales de mes. Sol y Luna en el grado 27 de Virgo. Y en Virgo también están Venus, Marte y Mercurio. Formando conjunción. En estos días, por tanto, este signo, aunque también los de Tierra algo más en general (Tauro y Capricornio) están teniendo en sus vidas más movimiento: intensidad, noticias, actividad, relaciones, emotividad. Yo diría que aprovechen para realizar ajustes internos, de autorealización y toma de conciencia, respecto a carácter, la propia psico emotividad, y en cuanto a cambios externos que quieran lograr y realizar. Es un buen momento para llegar a acuerdos con mayor entendimiento, dialogando, poder firmar contratos, realizar compras prácticas a buen precio, salir de la rutina, el estancamiento, la comodidad. Eso sí, habrá que hacerlo con delicadeza y respeto, conociendo bien los puntos fuertes los propio Virgo o los que tratemos con Virgo, a veces habrá que hacerles tomar conciencia de los mismos, lo más fácil y lo más complejo que se manifiesta de este signo.



Aire: Júpiter a 25º de Libra, ¡es el único! Señalamos entonces la importancia del signo y del planeta, hasta que entre el Sol en Libra (día 23), la Luna lo hará enseguida.



Fuego: Saturno y Urano.


Agua: Neptuno en el grado 12 de Piscis, también cobra importancia este planeta y el signo, hasta que Júpiter entre en Escorpio, el día 10 de octubre.







Aspectos del Sol y de la Luna:

Van dejando la cuadratura con Saturno, y señalo el quincuncio (partil: comparten el mismo grado) que forman en esta Luna Nueva con Urano en Aries, retrógrado.

Revisamos en qué Casa de nuestra Carta Astral ocurre esta Luna Nueva, porque marca un inicio, una nueva forma de abordar sus asuntos, circunstancias, comprensión. Depende de si en este grado 27 de Virgo tenemos algún planeta. La verdad es que estos días habremos de mirar qué planetas están siendo activados por los tránsitos en Virgo, así como por Plutón. Y también va siendo importante para las personas nacidas bajo el signo de Escorpio, Júpiter se va aproximando.


Con la energía de Virgo hemos de ocuparnos de todo lo que son nuestras circunstancias de la vida corriente, el cuidado de nuestra salud, y plantearnos qué la deteriora y qué hemos de hacer para estar en armonía con nosotros mismos, el entorno, desarrollar “adaptación” en nuestras relaciones interpersonales con los compañeros de trabajo, cómo cuidamos el cuerpo físicos en cuanto horas de acción y descanso. Esto nos facilitará no sufrir enfermedades crónicas en un futuro (Piscis-Casa XII), evitar crearnos situaciones de encierro a todos los niveles, y qué decisiones tomamos en relación a otras personas para no generarnos consecuencias nefastas, causa-efecto, mal karma, enemigos ocultos. Es Tierra, implica cuidado y responsabilidad, los detalles son importantes. Y reflexionar qué es práctico para uno, conectando con el corazón y el alma, no con lo que hace la mayoría, lo que supuestamente se impone porque es “así la sociedad y el mercado”. Todo se puede cambiar, está Urano para recordarnos este potencial, no cumpulsivamente, sino para mejorar con calma.



El quincuncio es la figura que resalta en este Novilunio, hemos de reflexionar acerca de lo verdaderamente importante y prioritario en nuestra vida para expandirnos, llegar a esa meta ideal, cómo lograr esos conocimientos que son básicos para dar sentido a nuestra vida y existencia, atrevernos a activar lo necesario para las experiencias adecuadas a nuestro momento presente. Y es imprescindible la VOLUNTAD. De hecho, miremos si en nuestra Carta Astral se da este aspecto, y entre qué planetas y en qué casas, porque favorece el desarrollo de nuestra voluntad. Tengamos en cuenta nuestros límites en este momento, los de nuestra constitución básica física, el cuerpo, y cómo mejorar para ir un poco más lejos, hasta donde se pueda, sin ansiedad. Tal vez hemos de decir “hasta aquí”, tal vez “no, tal vez “suficiente”, no hemos de contentar al mundo exterior, nunca vamos a agradar a todos por igual. Por eso hemos de aceptarnos y saber cómo dirigir nuestra energía emocional, mental, física para seguir creciendo espiritualmente, y en el mundo práctico.


Es el momento de examinar nuestra “insatisfacción”, la “frustración”, sin descargar en los demás las responsabilidades nuestras. Es tiempo de mejorar uno mismo, de mejorar el entorno todo lo que no corresponde a lo que parece posible y adecuado.


D. Rudhyar (Los aspectos astrológicos) nos dice:

“La insatisfacción que surge del quincuncio constituye un nuevo desarrollo de importancia, porque el verdadero sentido del “yo” comienza entonces a desarrollarse. Estamos mejorando, a partir de nuestras resistencias y defectos para negociar un giro. El quincuncio nos permite afrontar y asimilar las experiencias que tendrán el poder de rectificar y de afinar la expresión de lo que simbolizan los das funciones planetarias implicadas”.



Aquí tenemos en el Novilunio implicados al Sol, la Luna y a Urano. A nivel colectivo, entonces podemos estar participando en este trabajo evolutivo, los altos ideales han de preceder la acción del individuo, los cambios se han de hacer en el respeto de la otra individualidad. Se pueden establecer relaciones basadas en grande ideales y en busca del bien común fraterno, vivir profundamente inspirados por el principio lunar maternal, cuidados y nutrición, la propia, hacia uno mismo, y hacia la colectividad. El bloqueo surge si las permitimos a nuestras emociones dirigir nuestros cambios de manera caótica, o nuestro egoísmo de manera déspota imponer cambios drásticos a los demás.


La falta de Aire nos pide estar atentos a no comportarnos subjetivamente, la falta de Agua a desarrollar más empatía y comprensión y estar atentos para que el sentimentalismo no nos ciegue absurdamente, desarrollemos visión. Con Júpiter hemos de mantenernos optimistas y abrirnos al conocimiento, pero no ser exagerados y perdernos en el placer como cura a la ansiedad y la insatisfacción, pero sí creando situaciones de bienestar interior y exterior para nosotros y los demás. Con Neptuno podemos sintonizar con el Amor Universal, incondicional y desarrollarlo, pero sin crear relaciones adictivas y controladoras.


Es un momento para pedir, porque va a llegar de sobra, información para comprender los cambios que hemos hecho, y los que queremos hacer, las situaciones que hemos vivido, las relaciones y sus crisis y momentos difíciles. Se puede mejorar mucho en diversos aspectos prácticos (Virgo), personales y sociales (Júpiter) si nos mantenemos lúcidos y predispuestos a cooperar y ser flexibles, buscando la armonía para todos, este es el principio de Libra (Júpiter). Como siempre, será clave la confianza, en el propio potencial, en el trabajo en colaboración con las personas apropiadas. Estemos por tanto atentos a nuestro “ego”.

“Definición de ego: es una idea que te identifica como alguien separado de los demás y la suma total de tus logros y adquisiciones. En resumen, tu ego te indica que eres tu personalidad y tu cuerpo y que has de competir con todos los otros cuerpos y personalidades con que te encuentras cada día.” (W. W. Dyer, La fuerza del espíritu).




Gracias a Neptuno conseguimos sentirnos ligados con los demás, nos aporta sentimiento de unidad. Es una energía que nos facilita sentir que lo que hago a otro ser ahí afuera de las fronteras de mi piel, también me repercute. Pero Urano vuelve a ser una energía que nos conduce en evolución a la fraternidad compartiendo ideales, o nos inclina a la separatividad, el egoísmo, pautas radicales y extremas. Y llega Plutón para llegar al fondo de todos los conflictos y que los resolvamos, sino aparecen en nuestras sociedades agentes que representan al conflicto mismo. Nos ayudará a ajustar todo lo que han movido los eclipses de agosto en el eje Leo-Acuario, no sólo en agosto, pudo haber sido antes, unas semanas antes. Sé que es una energía muy potente, la conozco por sus tránsitos a lo largo de las Casas, su fuerza nos exige mucha atención interior, escucha, visión, compromiso, y en muchas ocasiones, ayuda, de muchos tipos, y nos llegan, porque nos inspira, y porque somos un pequeño proyecto de un Gran Proyecto. Pero está aquí para que logremos nuestros propósitos evolutivos.


Tengamos en cuenta que en junio Neptuno entró en fase de retrogradación, y Urano en agosto, y la Casa por la que transiten y sus aspectos a otros planetas nos está llevando hacia dentro, puede que hayan cambiado algunas pautas y ritmo en nuestra vida y que no queramos emprender, no estemos tan extravertidos, sociables, comunicativos hasta que cambien de nuevo. Tengamos paciencia, la energía no nos acompaña hacia afuera, estamos descubriendo interiormente, poniendo orden, sepamos vivir estas semanas de acuerdo a lo que ahora corresponde trabajar interiormente.

Y ahora vamos con la energía de Plutón. Es muy importante si está en relación con el Sol, la Luna, Mercurio, Venus y Marte. Es una de las energías más vinculadas al karma, tanto positivo como negativo, evolucionamos en la percepción de la realidad dual. Por lo que en sus tránsitos y progresiones conectamos con nuestro pasado kármico y sus personajes, sus arquetipos, y recogemos frutos o habremos de terminar de realizar, arreglar, crear lo que dejamos sin hacer o hicimos a medias, o hicimos desastrosamente. Una oportunidad se presenta.



"Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la casualida noe s sino un nombre para la la Ley no reconocida; hay muchos planos de causación, pero nada se escapa a la Ley." El Kybalion.



Las flores de Bach van a ayudar a trabajar con las emociones. Con Plutón podremos revisar las del grupo que corresponden a miedos, hipersensiblidad, desánimo y desesperación. Creo que se debe abrir el tratamiento en muchos casos con Agrimony porque la acción de Plutón es muy intensa y penetrante. Si se desconocen las flores y su tratamiento, siempre acudir a una persona con preparación. Como siempre, en la consulta de Astrología conmigo se acompaña del tratamiento gratuito de las mismas siempre que se solicite. Con Plutón, las luminarias en Escorpio, se tiende precisamente a ocultar el tormento interior, la ansiedad. Con Agrimoy podemos empezar a sentir que hemos tocado fondo y empezamos a remontar y que se puede ir caminando hacia la armonía.



“Un corazón frío y una mente estrecha no son hábitos que queramos reforzar. Eso no nos va a predisponer al despertar. De hecho nos mantendrá más atrapados. Por eso asumimos el compromiso del guerrero, el voto de cuidar los unos de los otros, para hacer todo lo posible y evitar darle la espalda a ninguna persona.” (Pema Chödrön, Vivir bellamente).



Plutón es una energía que nos impele a dar un salto evolutivo y las experiencias que pudieran aparecer no son siempre agradables, pueden provocar un gran shock, depende del “contrato” de vida de cada uno, del “karma”. Me viene el caso en consulta de una mujer que a los 40 años se queda viuda, con varios hijos, de repente, en menos de dos meses el marido fallece de cáncer. El Sol progresado de la mujer estaba en el grado 10 de Escorpio, Luna progresada en Casa IV  a 4º de Aries avanzando hacia Urano natal, Plutón en tránsito a 2º del Sol natal, Urano en tránsito a 4º de la Luna natal; Urano T oposición Urano N. Neptuno T cuadratura Neptuno N.

Otro caso en consulta es el de una persona con 42 años a quien Plutón por tránsito comienza a movilizarle a Venus, en cuadratura, situado este planeta en la Casa XI, Plutón en la Casa de los valores, Venus regente de VII y de XI. Emprende una toma de conciencia respecto a la necesidad de transformar todo su vida afectiva, a través de nuevos valores, ideales. El Sol empieza a ser transformado también por Plutón, rige la casa de las metas, los logros, la vocación y emprende un camino nuevo de aprendizajes (Mercurio también recibe aspectos de Plutón) junto con un compañero de camino diferente con quien participar en este nuevo desarrollo interior, ya imparable, todo empieza a desbloquearse gradualmente y descubre otras capacidades que han permanecido dormidas.

Podría ilustrar la influencia de Plutón con varios ejemplos más, pero lo que interesa es recalcar que su influencia puede ser y es positiva cuando trabajamos en nuestro despertar interior, que nos da una fuerza nueva, o renueva y trae a la conciencia potencial dormido, potencial en espera del momento adecuado para su desarrollo, su crecimiento, y es ahora, con Plutón.


Tengamos en cuenta con los tránsitos de Plutón que también se van a realizar ajustes si aspecta a alguno de nuestros nodos lunares y a nivel de chakras, dependiendo del planeta con quien entre en relación. La meditación, estar en el presente, qué nos pasa por la cabeza, permanecer conscientes de nuestro cuerpo, dónde sentimos “los nervios, la emotividad, el dolor” nos va dando señales de qué se está intentando reajustar. Plutón puede afectar al Sol y se inicia un descubrimiento acerca de la propia voluntad, se va a reequilibrar interiormente cualquier complejo respecto a la propia auto estima, la auto valoración personal, una mayor afirmación si es necesario. Importante entonces cuánto se conoce uno, y dependiendo del signo donde está el Sol, podemos ver que nos afecta a los ojos, al ojo derecho sobre todo, al chakra del plexo solar. Las resistencias harán que sea más pesado, incluso más duro el tránsito. El consejo, el apoyo, las ayudas, las terapias van a ir encaminándonos siempre y cuando tomemos las riendas de nuestra vida y decidamos hacer los ajustes y cambios necesarios para mantener la salud. Hay nuevas visiones que quieren guiar nuestra vida y hemos de aceptarlo y ser pacientes durante este período. Inevitable que el primer chakra se movilice durante este tránsito, nuestra vida se desestabiliza, tal vez no estamos acostumbrados, y el objetivo no es un sufrimiento inútil, sino avanzar a otro ritmo, desarrollar talentos que traemos, descubrir otras enseñanza, a otras personas, viajar a otros lugares, integrar el cambio y lo desconocido como vías de desarrollo. El Sol también está en relación con el corazón, con el chakra 4, con lo cual durante esta etapa seguramente se aprende a ser más compasivo, más solidario, el amor sana y sólo saliendo del egoísmo y de la “pequeña concha donde pudiéramos refugiarnos” obtendremos experiencias de bienestar inimaginables.






Plutón puede movilizar el chakra de la comunicación, a Mercurio, o toda nuestra vida afectiva y sentimental a través de la Luna y de Venus. Y así podemos seguir revisando, en cada persona será en el momento propicio, una oportunidad de liberación, en diferentes fases, sin prisas porque este es uno de los planetas más lentos, es profundo lo que estamos transformando y cómo resurgiremos renovados al finalizar su ciclo a través de esta facilidad que nos da Plutón para generar interiormente energía.




martes, 12 de septiembre de 2017

Dualidad – Elemento Aire



Cuando va más allá de la conciencia, hay un estado de no-dualidad, en el cual no hay cognición, sólo puro ser. En el estado de no-dualidad, toda separación cesa.

Nisargadatta Maharaj, nacido bajo el signo de Aries


Nuestra mente inquieta fluctúa entre visiones y posibilidades opuestas. Nuestra conciencia ha de aceptar este cambio constante y moderar, desde la sabiduría que da la experiencia y el conocimiento continuo, este balancín al que quedan sometidas entonces nuestras emociones. La dualidad nos permite sentir tanto amor como rechazo: unión-separación. La dualidad nos permite sentir alegría y tristeza, optimismo-pesimismo, podemos tener un día de vitalidad y energía para poder actuar, pero también podemos tener un día de pereza, apatía, letargo. Desde Piscis aprendemos el amor incondicional, no podemos pasarnos la vida queriendo ser siempre actuar de manera perfecta –se encarga Virgo de ponernos delante los defectos y comienza la ansiedad. Pero todo está entretejido. Estos tres signos que hoy están activos por los planetas presentes en ellos interconectados (Géminis, Virgo y Piscis) son precisamente “mutables”, de cambio, y hemos de aprender a ser tolerantes y flexibles, con nosotros mismos y nuestras fluctuaciones, así podremos serlo con los demás, comprensivos y empáticos, con capacidad para ponernos en el lugar del otro.

El elemento Aire nos vincula con los pensamientos, las ideas, los conceptos, la objetividad. Observemos en nuestra Carta Natal cuántos planetas hay en este elemento. Por ejemplo, algunas observaciones:
Si no hay planetas en Aire, podemos comportarnos y pensar de manera subjetiva en muchas ocasiones, y si hay demasiados planetas en Aire podemos sentir demasiada tensión mental y nerviosa.







Esta conexión con el Elemento Aire nos proporciona ante los acontecimientos tener una mayor perspectiva, analizamos y somos racionales, gracias a nuestras ideas podemos conectar con otras personas afines. El elemento Aire está vinculado a la respiración, es “Prana”, por eso Mercurio, una Luna en Géminis o con Mercurio, que rige a este signo,  está orientada a relacionarse, intercambiar, participar, vincularse, desarrollar el yo social.


Nuestro cuerpo etérico se nutre también de “aire”, oxígeno, y de luz (con la vibración de sus aspectos cromáticos), no sólo de agua y comida extrae nuestro cuerpo la “vida”. Nuestra vida depende sobre todo de la calidad de nuestros pensamientos, de su vibración. Nos corresponde a nosotros permanecer atentos, observadores a nuestro mundo interior para repolarizar todo pensamiento de baja vibración, a voluntad, porque así lo decidimos. En la dualidad avanzamos, pero nos lleva al conflicto y al sufrimiento, por ello, con paciencia según vamos quitando las etiquetas de “bueno-malo”, “blanco-negro” y observamos que todo está entrelazado vamos encontrando la paz. Vemos y queremos tener en cuenta toda la escala cromática en su totalidad. Como el día y la noche, la luz y la oscuridad se suceden. La clave es abrir bien los ojos, sentir la unidad en el momento presente, la separación es una ilusión, salir de la ignorancia, sumergirnos en la totalidad. Integrar.



12 de septiembre:

La Luna ha entrado en Géminis (Aire) y desde ahí contacta ahora con Marte, a 4º de Virgo (Tierra), y con Neptuno (Agua), a 12º de Piscis (Marte y Neptuno en Oposición).
Géminis es un signo dual, como Piscis.
La Luna se queda como planeta focal en este triángulo de rendimiento que se forma, o T cuadrada, tanto Marte como Neptuno confluyen en la Luna-Géminis.






domingo, 10 de septiembre de 2017

Astrología, aceites esenciales y salud



Equilibrando nuestro sistema energético


Aceites esenciales puros recomendados en caso de fatiga física para mantener la energía del cuerpo etérico, restablecer energía. Bien para uso personal, automasaje y baño, o para utilizar en la sesión de masaje (podal, linfático, relajante), reiki, imposición de manos.

Por ejemplo, en esta pequeña lista se incluyen los que son idóneos para personas que tienen en conexión a su Sol con Neptuno, Sol en Piscis, Sol en conjunción con Mercurio, Sol en conexión con Saturno; Luna en Piscis o en conexión con Neptuno, Luna en conjunción con Mercurio, Luna en Géminis; Marte en Piscis o en contacto con Neptuno, Marte en conjunción con Saturno.



Una o dos gotas suelen bastar, suficiente para poderlos utilizar sin prescripción de personal formado adecuadamente.

Mezclar con aceite portador: aceite vegetal de coco, de almendra, de sésamo. Evitar el contacto con mucosas. Sobre todo el A.E. de tomillo puede resultar muy irritante y de aroma muy fuerte, recomiendo una sola gota al principio para probar.


Albahaca, regida por el planeta Marte. Es un tónico nervioso, ideal para la ansiedad y la depresión, el agotamiento tanto físico como intelectual.


Lemongrass, una planta regida por el planeta Mercurio que actúa como sedante del sistema nervioso y es un A.E. tónico.


Mirra, gobernada por el planeta Sol. Armoniza el mundo espiritual y el material. Da fuerza y optimismo.


Enebro, está regido por el Sol y por Saturno y se recomienda para la ansiedad y el estrés, es tónico. A nivel de sistema nervioso combate la debilidad y el miedo, aumenta la vitalidad y la seguridad. Ideal para personas frioleras.






Tomillo, regido por Mercurio y por Venus. Es estimulante y tónico. Para el agotamiento físico y psíquico.



Vetiver, gobernado por el planeta Mercurio, es tónico y sedante del sistema nervioso. Indicado en casos de depresión nerviosa e insomnio. 


viernes, 8 de septiembre de 2017

Septiembre: Semana de Luna Llena –Mercurio y Plutón Directos.



Mercurio Directo

Este mes de septiembre sólo dos planetas cambian de ritmo: Mercurio, el día 6, y Plutón a finales, el día 29, más adelante conectaremos con este movimiento energético. De momento, para centrarnos en Mercurio, habremos notado su influencia tanto en nuestra mente como en nuestra manera de comunicarnos, tanto a la hora de escuchar como de transmitir; incluso en nuestro sistema nervioso, cada uno con una intensidad distinta, depende de la propia carta astral. Con Mercurio siempre hemos de trabajarnos la serenidad interior, no es fácil cuando hay situaciones y circunstancias difíciles, es el momento de hablar con sinceridad y de escucharnos interiormente, para seguir descubriéndonos en todas nuestras facetas como “experiencia humana”. Creo que podemos también encontrar algún objeto que perdimos, y que si no hemos acabado algún trabajo tanto manual como intelectual, vamos a tener el impulso necesario.

Este cambio de ritmo de Mercurio acontece en plena Luna Llena, este momento en que descubrimos nuestras propias contrariedades, somos conscientes de nuestras tensiones, y lo mismo en nuestras relaciones, nos pide mucha paciencia, comprensión, bondad y generosidad, para no quedarnos en pensamientos de carencia, impotencia. Esta fuerza la vamos a poder trabajar con el sextil que forma la Luna con Plutón y el trígono del Sol con este mismo planeta, que es muy intensa, y tenemos en cuenta a Neptuno. Es cierto que en muchas ocasiones no podemos llegar tan lejos como quisiéramos en nuestros sueños lúcidos, al menos no al ritmo que quisiéramos, pero si nos paramos en el presente, aquí y ahora, hemos de relativizar en cuanto a nuestras prisas, afianzarnos en todo lo que hasta ahora hemos andado, logrado, superado, con la certeza de que seguimos adelante, queremos seguir avanzando, y la frustración no es una buena compañera, nuestro idealismo, sí, y saber, porque siempre es así, que estamos continuamente regenerándonos internamente.


Ciclo de la Luna Nueva – 21 de Agosto



El ciclo empezó en la pasada Luna Nueva, el 21 de Agosto, estamos a mitad de camino. Las relaciones, compartir, colaborar, dar y pedir apoyo es importante. E iremos haciendo cambios necesarios, concienzudamente, evitando tomar decisiones desde la tensión interna, compulsivamente. Si planificamos con sencillez, sin compararnos, si trabajamos con perseverancia, dedicando el tiempo necesario, pero sabiendo descansar y seguir disfrutando en la vida cotidiana con cosita sencillas, buenas compañías, vamos a superar bloqueos.
Tal vez es una época para ver si nos pueden ayudar las flores de Bach, como Larch, para vencer la inercia emocional del “yo no puedo”, y Gentian, para superar esos pensamientos de desánimo ante la “montaña” que nos hemos comprometido a construir. El cambio vibracional que tienen unido a nuestro esfuerzo por mantenernos en equilibrio aportará el resurgir de nuestros recursos y una perspectiva más neutral y positiva.


Luna Llena – 6 de septiembre



Esta Luna Llena nos invita a trabajarnos el diálogo, si empezamos a sentir inquietud y agresividad y nos dejamos llevar por la ira o la rabia, o los nervios, la frustración, el caos, la rigidez, no vamos a adelantar, vamos a estropearlo todo más todavía. Valoremos lo que disfrutamos, y, si ya hemos llegado a un fin de ciclo, cerremos la etapa, o una relación, con comprensión, sabiduría, respeto, cariño.

Gran Trígono en Fuego


Mercurio, Urano y Saturno están en signos de Fuego, sólo Neptuno en Agua (sentimiento, empatía, receptividad, espiritualidad, sanación, adaptación, manipulación), sólo Júpiter en Aire (comunicación, ideas, aprendizaje, filosofía, subjetividad, exceso de ruido mental), ahora ya Marte acompaña al Sol en Virgo (Tierra). Somos conscientes de nuestra emotividad, nos puede desbordar, el sentimentalismo, la añoranza, la tristeza, sentimientos de soledad, y la necesidad de seguir creando -día a día en lo práctico y en los pequeños detalles- junto con otras almas una existencia de paz y abundancia para todos por igual, y las oportunidades nos llegan, a todos, sin excepción. Si conectamos con esta dinámica, vamos a ver resultados con cada paso que demos en los próximos días, sobre todo si hacemos y luchamos no sólo por nuestros objetivos y propósitos, sino ayudando a otros que también están en apuros, pasando necesidades. Es un equilibrio entre dar-recibir, con alegría y con amor. ¡Nos sorprenderemos! ¡La vida siempre nos sorprende porque es un milagro!